Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb

1 05 2017

Ciclo de cine: “Kubrick: Guerra”
Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb.
1964

 

El nombre de la película Dr. Strangelove (Stanley Kubrick, 1964), no es al azar: El “síndrome Dr. Strangelove”, o síndrome de la mano ajena, hace referencia a una enfermedad neurológica, donde quien la padece, siente que sus extremidades del tronco superior no le pertenecen, perdiendo finalmente el control sobre ellos. No parece difícil hacer una comparación con la trama de la película, donde el Gobierno estadounidense ve quebrada su relación de tensa paz con la URSS, cuando un alto dirigente militar, guiado por una desenfrenada desconfianza conspirativa por el agua que está tomando, decide iniciar un conflicto armado con la Unión Soviética, sin mediaciones con ningún otro poder del Estado. El presidente y todas las cabecillas de poder, ven como el brazo militar comienza a actuar bajo iniciativa propia, comenzando lo que podría transformarse en el fin de la humanidad, ya que, ante cualquier agresión, comenzaría la guerra nuclear que tanto miedo había suscitado en todo el mundo.

La película Dr. Strangelove, se ríe de la tragedia de tener en el poder un Estado dividido: por un lado, a militares desequilibrados con sed de poder, y con una claratendencia xenófoba, debido al patriotismo exacerbado de su nación, y por otro lado un poder ejecutivo representado por un presidente cuyas decisiones no son consideradas por este poder. Un Estado dividido que se enfrenta en un conflictocon los rusos, bajo la tensión creciente de una guerra nuclear, y de quien acaba primero con el mundo.

 

 

No es de extrañar que, dentro de la extensa filmografía de Stanley Kubrick, encontremos que parte importante de ella está dedicada a conflictos bélicos donde Estados Unidos haya tomado parte: Segunda guerra mundial, guerra fría o la guerra de Vietnam. Conflictos que pudiesen haber sido tomados desde una perspectiva histórica, o a partir del realce hacia el poderío económico y militar de Estados Unidos, pero opta por darle un enfoque, crítico, a una de las naciones que tuvo la mala suerte de tener un gobierno genocida con gran capacidad de armamento nuclear.

 

Kubrick lanzó esta película en 1964, como una comedia negra y satírica, ridiculizando las relaciones entre aquellos que ostentaban el poder, por un conflicto que pasó hace ya bastante tiempo, pero hoy en el año 2017, pareciera que algo muy similar está ocurriendo. Armamento bélico de gran magnitud siendo utilizado en base a dudosas decisiones, implantando la semilla del miedo a una nueva guerra. Todo por la ridícula ansia del poder entre los cabecillas de las naciones más poderosas. Tan ridícula como una guerra. Tan ridícula como que un llamado telefónico pueda decidir el destino del planeta.

 

 

 

 

Amanda Osorio, Equipo Cine club 2017.

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing