Paths Of Glory, la crueldad de la guerra más vigente que nunca

13 04 2017

Paths of glory, la crueldad de la guerra más vigente que nunca

La guerra como tópico es importante para el cine de Stanley Kubrick incluso desde su primer largometraje Fear and desire (1953), aunque esta película fuera considerada por él mismo como un ejercicio amateur, ‘’el dibujo de un niño en el refrigerador’’ según sus propias palabras. Si bien estamos de acuerdo en que hay inferioridad técnica y simplicidad narrativa en la obra mencionada comparándola con los siguientes trabajos del director, en ella ya se puede vislumbrar una especial sensibilidad frente al tema y podemos catalogar a lo bélico como el único contexto fílmico que Kubrick abarcó en varios trabajos de las distintas etapas de su carrera. Esta continuidad se desarrolló en relación con el momento histórico en el cual cada película se estrenó, así también cada entrega contó con un tono y estilo propio.

 

 

El drama antibélico Paths of glory (1957) respondería a los dilemas filosóficos, políticos y éticos del momento inmediatamente posterior a la Segunda Guerra Mundial; la comedia negra Dr. Strangelove or: How I learned to stop worrying and love the bomb (1964) se encargaría de criticar la paranoia generalizada de un mundo en el cual las amenazas de ataques nucleares eran algo cotidiano, se vivían los momentos más tensos de la Guerra Fría; con una mezcla entre drama y sátira, estrenada más de una década después del fin de la Guerra de Vietnam, en la cual se desarrolla la historia, Full metal jacket (1987) muestra las vivencias de jóvenes que se enfrentan a la violencia extrema del mundo militar, adoctrinados forzosamente, para luego ser enviados al campo de batalla en un lugar donde una muerte sangrienta y cruda es algo normal.

El guion de Paths of glory está basado en una novela de 1935 escrita bajo el mismo título por Humphrey Cobb y se centra en un juicio militar a tres soldados franceses acusados de cobardía por no querer combatir en una misión a todas luces suicida, cuando debían enfrentar al ejército alemán en las trincheras durante la Primera Guerra Mundial. En el juicio el coronel Dax (Kirk Douglas) intenta defenderlos frente a lo que considera un abuso por parte de los altos mandos militares a cargo, quienes buscan expiar el fracaso en la batalla mediante la ejecución de los soldados. Paths of Glory es un hito en la carrera de Kubrick, fue esta película la que le abrió puertas para conseguir una libertad creativa y económica definitiva; fue el primer trabajo con el que tuvo una buena recepción tanto en la crítica como en las audiencias. También con este filme comenzó una relación laboral con Kirk Douglas quien posteriormente lo contrataría para dirigir Spartacus (1960) la primera de sus producciones en ser nominada y ganadora en los Premios Oscar y su primer éxito de taquilla mundial.

La película está narrada en estructura clásica y estilo realista. La fotografía en blanco y negro en conjunto con la ambientación logran crear un aspecto deslavado, tenso y lúgubre que aporta a la dramatización de la historia. Además, a partir de este filme podemos ver características visuales que serán distintivas en trabajos posteriores del director tales como la composición simétrica o el uso de travellings de seguimiento de personajes en los cuales éstos últimos son el elemento central del plano.

Con respecto a lo último queremos mencionar una de las escenas más memorables del filme. A través de uno de estos travellings el coronel Dax transita por una larga trinchera mientras ésta es atacada por fuego enemigo justo antes de dar la señal de ofensiva a sus tropas. Aquí vemos a Dax avanzando estoico entre sus soldados, hombres adultos, aparentemente fuertes, que sin embargo se ven frágiles y vulnerables en medio del infierno creado por el humo, el barro y el ruido incesante de las balas, esto provoca una tensión dramática tremenda justo antes de ver a los soldados franceses salir de la trinchera liderados por Dax para pelear con valor en el campo de batalla, al verse masacrados sin piedad por los alemanes, se repliegan dando fin a una secuencia épica ejecutada con maestría cinematográfica. Gracias a todo esto Kubrick genera una ironía dramática, logrando que el espectador empatice con los soldados que injustamente son llevados a juicio en escenas posteriores por decisiones arbitrarias, así el público termina considerando más cobarde la acusación de la Corte Marcial. El director logra de esta forma poner en cuestión el abuso de poder de las instituciones representadas en sus autoridades, quienes someten la voluntad de otros seres humanos para conseguir sus objetivos a cualquier precio, llevándolos finalmente a la tortura, la locura o la muerte. Este es un punto de vista que encontraremos también en las siguientes películas bélicas del director.

El nivel de provocación, la crítica socio-política o la incitación al diálogo frente a hechos históricos contingentes son algunos de los rasgos importantes que tienen las películas que consideramos arte. Bajo estos parámetros Paths of glory es por todos lados una obra maestra. Causó la primera gran controversia en la filmografía de Kubrick, fue el punto de partida de una cadena de polémicas que rodearon a casi todas sus obras. El filme fue censurado o prohibido en varios países, principalmente en Francia en donde recién pudo ser exhibido en 1975 y fue bajado de la programación del Festival Internacional de Cine de Berlín por presiones políticas.

Cabe preguntarse en este punto ¿No nos provocan acaso la misma sensación de impotencia y desesperanza los mortales ataques a la población civil en Siria ocurridos en las últimas semanas, los cientos de jóvenes enviados a morir a las guerras en Medio Oriente o el trato inhumano a los prisioneros en los centros de tortura militar como Guantánamo? Tristemente quizá, el cine de Kubrick sobre la guerra se mantiene hoy totalmente vigente con la misma fuerza que hace 60 años, esto lo hace definitivamente un clásico, pero también deja en evidencia que aquellas imágenes en blanco y negro están muy lejos de recordarnos viejos tiempos de barbarie, al contrario, Paths of glory nos invita nuevamente a mirarnos al espejo mostrándonos una de las caras más feas de nuestro propio presente.

 

Felipe Garrido G. 

Equipo Cine Club Universidad de Chile 2017 






Social links powered by Ecreative Internet Marketing