Y la vida continúa

11 08 2016

“Y la vida continúa…” (1992) es la segunda parte de una trilogía en la cual el director iraní Abbas Kiarostami retrata la vida de los habitantes del pueblo rural de Koker. En la primera entrega “¿Dónde está la casa del amigo?” (1987), Kiarostami cuenta la historia de Ahmed, un niño que viaja escondido a la vecina localidad de Poshteh para entregarle a su compañero de clase un cuaderno que tomó por equivocación. En la segunda parte, el realizador junto a su hijo (de una edad similar a la que tenía Ahmed en “¿Dónde está la casa del amigo?”) viajan a Guilán, la misma región donde se filmó la primera película,  la cual ha sido devastada por un fuerte terremoto que ha dejado miles de muertos, su objetivo es buscar a Babek Ahmedpour, el niño que interpretó años atrás a Ahmed. El director de la película es interpretado por una persona distinta a Kiarostami y nunca es mencionado su nombre.

En el viaje vamos viendo el gran nivel de destrucción que causó el terremoto y a la vez reconociendo los particulares rostros e historias de los sobrevivientes que ahora se dedican a reconstruir sus viviendas. Tanto en el viaje de Ahmed como en el del director y su hijo, existe una búsqueda que está condicionada por una posible tragedia, esto provoca cierta expectación y tensión dramática en la historia. En la primera el conflicto es sencillo, si Ahmed no le devuelve el cuadernillo a su compañero, éste no podrá hacer sus deberes y será expulsado del colegio. En la segunda el conflicto es quizá más desesperante por estar presente la incertidumbre de saber si Babek sigue vivo o no. Al hacer esto Kiarostami nos involucra emocionalmente con los personajes y nos hace ponernos en su lugar; el espectador que vio la entrega anterior también quiere saber cómo están quienes interpretaron la conmovedora primera parte y se suben de alguna manera al pequeño vehículo que maneja el director, el cual se ve frágil y humilde frente a la imponente fuerza de la naturaleza y la hostilidad de los paisajes desérticos de esta región iraní.

En ambas películas hay una rica mirada sobre la infancia y sobre la inocencia en la mirada de los niños que muchas veces los lleva a reflexiones profundas sobre aspectos esenciales de la naturaleza humana. Podemos hacer aquí una observación sobre la estructura misma de las películas de Kiarostami que narrativamente son sencillas, sin grandes trucos; en el fondo lo que hace grande a su cine es una mirada filosófica, una reflexión profunda de la vida a través de sus elementos simples, en este caso sólo le bastan las vidas comunes y corrientes de habitantes de comunidades rurales en Irán, de pueblos que parecieran estar perdidos en la nada.

Sin embargo en el filme se esconde una lectura narrativa más compleja que no se encuentra en el argumento mismo sino que más bien en elementos metalingüísticos y de contexto. Por una parte Kiarostami construye una estructura de una película de ficción que reflexiona sobre otra ficción y por otro lado lleva los límites del género al extremo al filmar en un estilo neorrealista en el cual la línea que lo separa del cine documental es muy frágil, en muchos momentos no sabemos qué tipo de película estamos viendo ¿Una ficción sobre un director buscando a su actor? ¿Un documental sobre el terremoto en Guilán? Este límite se ve aún más relativizado con la elección de Kiarostami de ocupar a un actor para interpretarse a si mismo ¿Es un documental sobre un director que hace una película de ficción para buscar a su actor?

La emoción que se genera en el espectador a través de esta búsqueda se va construyendo a partir de lo que se encuentran en el camino a Koker, entre el caos y la muerte vemos un pueblo que se levanta firme y decidido, que enfrenta con tranquilidad la tragedia llevándonos a una reflexión sobre la vida en cual la lectura final es optimista, hay que seguir avanzando en ella a pesar de la adversidad porque en el futuro, no importa que sean 4 años o 40 más, la vida debe continuar.

 

Felipe Garrido G.

Equipo Cine Club Universidad de Chile

2016






Social links powered by Ecreative Internet Marketing