La miseria de una sociedad

2 06 2016

Hacer cine de género en Chile no es una tarea fácil, ejemplos contemporáneos no son muchos, o quedan en el underground. Quizás porque la ficción chilena no apunta a variar estilos, los fondos concursables no miran con buenos ojos el género y en general parece ser algo complejo ya que la critica nunca la acompaña, quizás porque tampoco se ha logrado pegar el palo al gato entre forma y contenido. Talión,  puede ser un ejemplo de esto. Apuntando a elementos del thriller y drama policial, algo no tan común en nuestro cine.

En un primer acercamiento, el nombre nos invita a preguntarnos que significa “Talión”, palabra latina que viene de Tale, que significa semejanza. Llevándolo al termino jurídico, en pocas palabras la ley “pareja”, ojo por ojo, diente por diente. Lo que nos remite a esta historia de tomar la justicia por nuestras propias manos, un tópico que cada vez se hace más recurrente en el cine contemporáneo.

La historia parte con Amira (Viviana Rodríguez), una periodista que comienza a recibir videos que muestran el secuestro y castigo a pedófilos de parte de un enmascarado que se denomina “Mirubin”.  A esta línea narrativa se sumará, la historia del policía a cargo del caso, quién representa de cierta manera metafórica una sociedad que fija su atención en el realizador de las torturas y no en el fondo del asunto, cegada frente a una justicia que no existe en un sistema totalmente controlado por los poderes fácticos.

A través del montaje, las historias van tomando una tónica de posta, un relevo en el punto de vista y el seguimiento de la historia. Partiendo in media res y viajando entre raccontos y presentes, el circulo narrativo entrega las pistas para descubrir quién está detrás de la máscara de Mirubin y sus intenciones, más allá de lo físico, sino de la toma de conciencia.

En la forma, podemos caer en momentos donde lo verosímil se pierde, aunque muchas veces la realidad supera a creces a la ficción. Sin embargo, puede que no sea el fin el hiperrealismo, sino poner en tela de juicio la propia justicia y el poder, el limite ético y moral de nuestros actos, que sobre pasan a una violencia, que cada vez se arraiga más en nuestra sociedad, porque la justicia por nuestras manos la vemos en videos grabados en celulares, en pequeños reporteros de crónicas rojas o la masificación de personas enmascaradas buscando algo que pareciera ser que no existe, justicia.

Talión, puede tener falencias en algunas interpretaciones, el género no es fácil, sin embargo pone un tema agudo en la palestra, la pedofilia, y desde la dirección lo trata con tino y eso se agradece. Generará un debate en los espectadores eso es claro y creo que con eso ya termina siendo un aporte,  dejar de mirar con respeto al poder y el abuso en todos sus aristas.

Daniel Miranda

Equipo Cine Club Universidad de Chile

2016

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing