Pink Flamingos: El (no) límite

3 06 2015

Decir que “Pink Flamingos” juega en los límites casi podría constituir, a estas alturas, un lugar común, un cliché. Sus (no) personajes  están en los bordes de la sociedad estadounidense de inicios de los ´70, aquella que se ve movida por diversos movimientos de reivindicación social, poniendo en tensión lo que se había erigido como el estilo de vida “americano” de post-guerra. Eran precisamente los hijos del baby-boom quienes cuestionaban el status-quo.

Ahora bien, retomando aquello de los límites, podríamos afirmar, o al menos proponer un “horizonte de lectura”, que el film de Waters no sólo se mueve en los límites en cuanto a sus personajes, sino que el dispositivo representacional mismo está en constante tensión, desafiando aquel binarismo “Ficción/Documental”, llevándonos por una historia que, en primera instancia, nos sitúa en la ficción, pero realizada, en cuanto lenguaje, con un estilo que podemos definir como más cercano al documental, sin obviar, a su vez que, que es la/el misma/o Divine, trasplantada/o de la realidad al film, quien protagoniza la historia, evidenciando más dicha tensión.

El espacio público se ve intervenido, a su vez, por su presencia, cuando pasea por las calles de Baltimore, y la gente se da vuelta a mirarlo/a, haciendo que todo vaya adquiriendo un carácter un tanto performático, en donde los límites antes descritos, y los suyos propios, se ven difuminados. Waters desafía las dualidades para terminar prácticamente anulándolas.

Divine pre-existe al film, y él la/lo introduce y articula una narrativa para re-presentárnosla/o. De alguna manera, “Pink Flamingos” termina por estructurarse como una suerte de meta-perfomance. El film en sí mismo viene a ser una performance de un acto de por sí performativo, como lo es Divine.

Por esto, no podríamos afirmar que se trate de una ficción. Eso probablemente no le importaba a Waters, él no entra en ese juego, o lo usa a su favor, quizás más o menos consciente. La escena final lo resume, y nos hace evidente que el cine, y la vida en sí, van más allá de las dualidades con las que hemos crecido y normalizado.  Re-presentaciones llevadas al extremo, para hacer eso visible, para, de alguna manera, develárnoslo.

 

Carlos Molina González

Equipo Cine Club 2015

 

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing