Female Trouble: El crimen es belleza

27 05 2015

John Waters, es reconocido como un realizador transgresor, tanto por las temáticas que trata en sus filmes como por el modo en que las aborda desde una postura satírica, en torno a la cual construye una obra cargada de simbolismo y crítica social.

Y así, siguiendo constante en su estilo, marcado por actuaciones exageradas y por decorados y vestuarios igual de saturados, Waters y los dreamlanders –su equipo fiel en toda su obra cinematográfica- llega esta vez a escribir, dirigir y filmar Female Trouble, una de las películas que conforman la Trilogía de la basura.

Female Trouble, cuenta la historia de Dawn Davenport, una joven rebelde obsesionada con la belleza y la fama, y que orgullosamente se define a sí misma como “ladrona, vulgar… y me gustaría ser famosa”. De esta forma, la película relata los sucesos que marcan la vida de Dawn en esa búsqueda de la belleza y la fama como su objetivo de vida, generando una crítica constante no sólo a la forma en que éstas son entendidas y se construyen en la sociedad estadounidense (y occidental), sino a cómo ellas se transforman en el eje de una vida y una sociedad sin sentido.

Davenport es representada por Divine, alter ego del actor y cantante Harris Glenn Milstead, y uno de los íconos de la obra de Waters. Divine, una de los dreamlanders y protagonista frecuente dentro de las películas del director, fue construida como personaje por Milstead y Waters como una forma de satirizar a las drag queen en su anhelo de parecer mujeres “naturales” y de responder a los cánones de belleza que se les imponen a éstas. De esta forma, el cuestionamiento de la belleza y de las convenciones sociales aparece no sólo como el fundamento de Female Trouble, sino como uno de los argumentos constantes en la creación de Waters y de la misma Divine.

A lo largo del filme, el director intenta darle un giro a la noción de belleza, cuestionando la forma en que ésta se naturaliza y sostiene en la sociedad, remarcando la idea de que no es más que una construcción y que su fuerza y fundamento no viene más que de convenciones específicas que responden sólo a los grupos sociales que las definen y legitiman. De esta forma, el director juega a distorsionar y ridiculizar la noción de belleza asociándola a la de crimen, dando lugar a la idea de que mientras más criminal (e incorrecto) sea algo o alguien, más bello (y correcto) serán, al menos en la comunidad en que se define esa convención, que en este caso es el circuito artístico en el que se mueve Dawn.

La idea de que “el crimen es belleza” fue recogida por Waters de Charles “Tex” Watson, un asesino estadounidense perteneciente a la “La familia”, grupo liderado por Charles Manson y reconocido por un gran número de crímenes, entre ellos el de Sharon Tate, la esposa del director Roman Polanski. Aparte de esta inspiración y referencia a Watson, en Female Trouble es posible encontrar una gran cantidad de referencias a personajes públicos estadounidenses, particularmente criminales y activistas políticos, quienes son nombrados abiertamente en distintos momentos de la película. Esto logra no sólo visibilizar la admiración de Waters por estos personajes, sino, y sobre todo, una manera particular de comprender el bien y el mal, lo correcto y lo incorrecto. A fin de cuentas,  Waters es conocido y reconocido por eso, por jugar con los límites de lo correcto y lo incorrecto, de lo aceptable y lo inaceptable.

María Consuelo León-Lohaus.

 

 

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing