La Nouvelle Vague

5 11 2014

Si el escritor escribe con una pluma o un bolígrafo, el director escribe con la cámara”

Alexandre Astruc

Qué sería de esta Nueva Ola sin la labor de la Cinemateca Francesa (encabezada por Henri Langlois) y los diversos Cine Clubes que formaron nuevos espectadores en los cincuenta en Europa (especialmente en Francia). Nuevos espectadores formados gracias a la difusión de obras en espacios alternativos y de salvaguarda, que pronto pasaron a ser realizadores reaccionarios ante las estructuras narrativas y las temáticas de un “cine de calidad” (como diría Truffaut) carente de libertad técnica, poco verosímil, vago en reflexión y crítica. La cinefilia como base del cambio, el amor por ver, estudiar y hacer películas como la búsqueda y el aprendizaje necesario para la formación y el posicionamiento del autor (en términos simbólicos) dentro del proceso creativo en el cine.

“La fotografía es verdad. Y el cine es una verdad 24 veces por segundo.” Jean-Luc Godard.

La Nouvelle Vague nos enseñó la necesidad de re-pensar el cine desde la espontaneidad, la representación de la vida a partir de los instantes (entendiendo a su vez el cine como una constante fragmentación, y la vida como algo distinto del cine) los sentimientos, aquello que nos parece difuso, darle peso a ese fuera de campo que nos han enseñado a ignorar. La Nouvelle Vague cambió la percepción de la realidad a través de la estética y su propio drama, a partir de la representación de una sociedad moderna, agotada, cambiante, es por eso que su cine es más bien expresivo y es ahí donde reposa su verdad.

El cine como representación de un estado emocional de las sociedades, que nos permita vislumbrar las nuevas necesidades de sus ciudadanos, los nuevos relatos, el arte como denuncia de una (o más) injusticias. Y es por eso que siempre ha sido necesaria la preservación de estos espacios para la difusión y formación continua de nuevos espectadores y realizadores, como un lugar donde se resguarda la libertad y la reflexión.

¿Cómo esperamos generar un cambio importante en el cine si no conocemos otras voces, otras miradas? ¿Cómo pensar en un nuevo cine sin cinefilia? O aun más allá, ¿cómo pensar un nuevo cine sin conocer la vida?

 

“No es posible tener imágenes nítidas cuando hay ideas difusas”

Camila Pruzzo

Equipo Cine Club 2014

 

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing