Todos Los Drugos El Drugo

8 05 2013

Como pocas, A Clockwork Orange (1971) es una obra que desde su concepción como novela y consagración como filme, proyecta hasta nuestros días un infinito  imaginario de conceptos e hitos, con más de 40 años encima.

Después de hacer 2001: A Space Odyssey (1968), considerada por muchos como la catedral definitiva de la Ciencia Ficción, Kubrick, fiel a sí mismo,  no escatimó en reinventarse y lo que es más importante -sobre todo para las películas de este ciclo- su principal referente pasó a ser él mismo. Miremos este quiebre, este camino, como la definición de un discurso, la solidificación total de un paradigma autoral del pensamiento, aspecto que mantuvo a Kubrick activo hasta su muerte -tampoco alejada de incógnitas- en 1999.

Con A Clockwork Orange  hablamos de la vanguardia en sí, el núcleo discurso-concepto-estética adaptado al antojo de Kubrick, quien para algunos (incluso para Anthony Burguess, autor de la novela en 1960) usó y abusó del libro. Pero, ¿donde está lo malo?

Kubrick fue capaz de captar las estructuras, códigos e ironías que conforman la diégesis de la novela. Con el tiempo toda la película estaba dentro de su cabeza y solo debía tomar los medios para moldearla, transformarla a través de un monumental y visionario discurso sobre el mundo moderno. Sin mencionar el trabajo semántico sobre la cámara y el sonido, desde el arte -que la coronó como icono estético de una generación- la fotografía, el diseño sonoro de música y diálogos, todo bajo un magnífico montaje. En Kubrick siempre hay un “todo lo contrario”, una trampa que abarca toda la realización: símbolos, sonidos, objetos y palabras puestas como piezas de ajedrez a favor de un dialecto del engaño.

Quizás será el ego de Alex en su violento escupir al mundo con el cual Kubrick empatizó y en el que incluso vio su reflejo. El solitario antihéroe ermitaño que miraba al mundo desde su ojo, dueño de su mundo, dios de todo.

 Kubrick actuó curiosamente fiel a su tiempo pero fuera de todo alcance para la época. Pasó -en Odisea- desde el lento viaje del universo a la inconsecuente velocidad del hombre moderno y sus prioridades materiales en la tierra, un proceso interno que vivía  totalmente alejado de los medios y enemigo de la sobreexposición pública.

Podemos observar que para Kubrick, más allá de la acalorada opinión de los medios sobre lo escandaloso de la película, su realización y estreno comprende un exterminio completo a la industria que le otorgó todo el tiempo y la libertad creativa pero menos el reconocimiento. Este desamparo le hizo víctima de una acusación pública sobre estimulación y provocación de la violencia –incluso culpable de algunos crímenes inspirados en la película- lo cual mantuvo a Kubrick en un encierro.

Kubrick no estaba solo, estaba aparte, sabiendo de sobra lo que vendría. Calculándolo todo.

La película con el paso del tiempo se transformo en uno de los pilares del Culto Cinéfilo y aunque mutada lamentablemente en un cliché posmoderno, acercó a muchos jóvenes  -me incluyo-  hacia la realización. A La Naranja debemos estudiarla y valorarla, desechando ese aplastamiento de la moda. Las películas son el Gran Fuego al cual nos sentamos a fluir y en cada visionado se hace evidente el objetivo social de esta película: una abertura, una violación a los convencionalismos del cine.

Es muy sabido que Anthony Burguess se manifestó molesto únicamente por la omisión del último capítulo de la novela por lo cual culpó al editor americano, sin embargo,  Kubrick no era un conformista y es muy comentada la posibilidad (casi obvia) de que él decidió no tomar el final. Tal vez tenía fe en la raza humana. Quizá el último capitulo nos lo dejó para ser completado, mirándonos, hablándonos, exprimiendo todo el jugo. Durante lo que nos quede de vida.

Los invitamos a adentrarse en una de las mentes más enigmáticas del siglo XX, mucho mas allá del cine. Un pilar de universal, un realizador colosal y vivo en nuestra era.

Viddy Well, Little Brothers, Viddy Well

 

Matías Valdivia Mondaca

Estudiante de Cine y TV

Equipo Cine Club Universidad de Chile

Mayo 2013

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing