Comienza Ciclo de Cine Árabe con función doble e invitados

27 07 2012

Organizada por el Cine Club de la Universidad de Chile, con el apoyo del Centro de Estudios Árabes de la misma casa de estudios, la muestra trae cinco piezas audiovisuales realizadas en países de Medio Oriente y el Magreb o que vinculan su contenido con la historia de esta región. Se exhibirán todos los miércoles de agosto.

Debido a la escasísima circulación en Chile de cine de Medio Oriente y el norte de África, además de la tremenda desinformación sobre la vida en el mundo árabe, el Cine Club de la Universidad de Chile junto al Centro de Estudios Árabes de la casa de Bello, han preparado este ciclo de cine, con el objetivo de difundir la cultura e identidad arábicas.

La muestra se realizará durante el mes de agosto y contará con profesores invitados del Centro de Estudios Árabes dependiente de la Facultad de Filosofía y Humanidades, además de miembros de la comunidad saharaui en Chile. De este modo, el Cine Club busca ampliar el debate y la conversación con los espectadores, más allá de la exhibición de las cintas. Como todos los ciclos, se realizará en la Sala Jorge Müller del Campus Juan Gómez Millas de la Universidad de Chile, a pasos de la Plaza Ñuñoa, el que recientemente ha sido equipado con un sistema de proyección en Alta Definición, a la par de las grandes cadenas de cine que, sin embargo, no consideran en sus carteleras este tipo de cinematografías.

El objetivo es acercar a los espectadores con el fin pedagógico de dar a conocer investigaciones como las de la Productora de Comunicación Social, una organización de videoactivismo chilena, responsable del documental que abre el ciclo el miércoles 1 de agosto: Guerra total en Libia (2012), el que indaga en la responsabilidad de la OTAN dentro del escenario bélico del país magrebí.

También destaca la exhibición de películas como El Maestro Saharaui (2011) y Territorio Liberado (2011), que han participado en el Festival de Cine del Sahara, una valiosa instancia de expresión audiovisual de los países árabes de África.

El ciclo culmina el miércoles 29 de agosto con la cinta Líbano (2009), realizada por el israelí Shmulik Maoz, un drama premiado con el León de Oro en el 66º Festival de Cine de Venecia, nunca antes exhibida en Chile.

Ciclo de Cine Árabe

Miércoles 1, 8, 22 y 29 de agosto a las 19 horas

Sala Jorge Müller del Campus Juan Gómez Millas

A pasos de la esquina de Macul con Grecia y de la Plaza Ñuñoa

Entrada gratuita y abierta para todo público

www.cineclub.uchile.cl

PROGRAMACIÓN

 

1 de Agosto

Guerra total en Libia (2012, 16 min) Productora de Comunicación Social

Sinopsis: Cortometraje documental, parte de una investigación de mayor metraje, aún en proceso, sobre la guerra civil e intervención militar de la OTAN en Libia, que comenzó en 2011. La cinta realiza un recorrido sobre los acontecimientos más importantes, desde la adopción de la resolución 1973 de la ONU, hasta la declaración de victoria en octubre por las fuerzas rebeldes en Benghazi, tras la muerte de Gaddafi y la destrucción de la ciudad de Sirte.

+ Dispatches: Afghanistan behind enemy lines (2010, 48 min)

Sinopsis: Episodio de la serie de TV británica “Dispatches”, donde al galardonado reportero afgano Najibullah Quraishi se le concede acceso a un grupo de combatientes islamistas en el norte de Afganistán. Quraishi pasa casi dos semanas con este grupo, conocido por ser uno de los más fanáticos involucrados en la guerra, y con estrechos vínculos con Al Qaeda y Osama Bin Laden.  

8 de agosto

El maestro Saharaui (2011, 76 min) Dir. Nicolás Muñoz

Sinopsis: Decenas de miles de saharauis viven desde hace más de treinta años en campamentos provisionales, refugiados en el desierto argelino. Los niños, por culpa de esa situación, se ven obligados a viajar lejos para completar sus estudios. Muchos se forman en Cuba, durante un periodo de más de doce años fuera de casa. Este documental narra el día a día de estos estudiantes, tanto en el desierto, como en Cuba, en un viaje de ida y vuelta, lleno de contrastes.

22 de agosto

Territorio Liberado (80 min) Dir: Yago Monserrat Berenguel

Sinopsis: Mohamed, poeta y profesor de castellano, vive en España. Un día recibe una carta desde el Sahara en la que la familia le pide que busque a su hermano Salek, quien debido a lo que creyó un error suyo, vio morir a su amigo Omar al pisar una mina. Prisionero de los marroquíes durante años y desequilibrado por la guerra, vuelve y vaga a solas por los campos minados buscando a Omar, a quien, en su locura, aún cree vivo.

29 de agosto

Líbano (2009, 90 min) Dir: Shmulik Maoz

Sinopsis: Ambientada en un pequeñísimo escenario único, “Líbano” es la historia de un grupo de soldados que pasa 24 horas dentro de un tanque durante la guerra del Líbano del 82.



Ilusión y modernidad subterráneas

25 07 2012

Por David Antich

Equipo Cine Club

 

De las 37 estaciones que sumaban las líneas 1 y 2 del Metro de Santiago hasta 1997, al calvario de los viajes en hora punta de la actual red articulada a Transantiago, con 5 líneas y 108 estaciones, hubo un cambio radical en la forma que habitamos la ciudad, muy coherente con la idea de modernización neoliberal que importó la dictadura y continuó la Concertación.

Gregory Cohen registra la construcción de las extensiones de las líneas 2 y 5, y la construcción de las líneas 4 y 4A, desde un pie forzado en clave teatro del absurdo: un hombre (Alex Zisis) se levanta como todas las mañanas para ir a trabajar pero se da cuenta que el Metro aún no ha sido construido. Este dispositivo permite ingresar al mundo del tren subterráneo, a la manera de un sueño, cuando el protagonista desciende a las obras del Metro, a través de un portal oculto en un céntrico restorán capitalino, atendido por una mujer (Loreto Moya) y su hijo. Una vez en el interior, encuentra a un grupo de ejecutivos discutiendo la viabilidad de la extensión de la red y el impacto sobre la ciudad.

Aunque la atmósfera surrealista funciona más por el atrevimiento de Cohen en la puesta en escena y el montaje, que por la verosimilitud de las actuaciones, el autor visibiliza a sujetos nunca tomados en cuenta en el cine chileno. En la siempre débil frontera entre la ficción y el documental, a la historia de Zisis y Moya se le intercalan imágenes de la construcción de los túneles y viaductos, de la llegada de los carros al puerto de Valparaíso, además de entrevistas a miembros del directorio de Metro, a los trabajadores de la construcción y a las primeras personas en usar los nuevos tramos.

Ahí es donde la película tiene sus momentos mejor logrados, en el espíritu épico de los gerentes, quienes diseñan y conciben la extensión como un proyecto fundacional de un nuevo modo de ocupación y desplazamiento en la capital. Hablan de integración de las comunas, de mejoramiento en la calidad de vida, de mayor tiempo para el ocio, en circunstancias de que, mirando en perspectiva, Metro y Transantiago no son sino un fracaso que padecemos día a día los trabajadores y estudiantes que viajamos mañana y tarde de la casa al trabajo y del trabajo a la casa. Y si bien Cohen no desliza esta crítica explícitamente, expone a los gerentes como portadores del discurso neoliberal, según el cual observan a las personas como clientes y al sistema Metro como eje fundamental del sistema de producción y acumulación.

Los trabajadores, en tanto, aparecen como los orgullosos ejecutores de una obra colosal. Apreciamos su humanidad en el trato fraterno, en la vulnerabilidad de los que trabajan bajo tierra antes de la edificación de los túneles, en su compromiso con la difusa noción de comunidad, donde todos tenemos parte pero de maneras muy desiguales.

Sueño y secreto subterráneo expresa la magnitud de la red del Metro de Santiago, bajo la forma de una ilusión que no sabemos si es sueño o secreto, pero que, como promesa de mejorar nuestras vidas, quedó solo en el terreno de lo ideal.



“Adán y Eva” es la siguiente muestra del ciclo de Gregory Cohen

6 07 2012

Luego de una exitosa función de apertura con “El Baño” en que el mismísimo director Gregory Cohen se hizo presente, conversando con el público y haciendo muy grato y constructivo el debate acerca de la película.

En esta semana es el turno de “Adán y Eva” una película en la que actúa Gregory junto a Lía Maldonado y Luís Dubó. Esta es una retrospectiva inédita, nunca antes realizada en Chile a este director.

Adán y Eva (80 min, 2007)

Sinopsis:

Película dedicada “A los que murieron jóvenes”. Dos profesores jubilados conversan sobre la muerte de algunos de sus alumnos y de su hijo, en una atmósfera donde se cruzan los fantasmas y las fantasías con la violencia y otros sucesos de la historia reciente.

No puedes faltar, recuerda que el Ciclo de Gregory Cohen es durante todo el mes de Julio y las funciones son los días miércoles a las 19:00 horas en el auditorio Jorge Müller en el Icei, Campus Juan Gomez Millas de la universidad de Chile. Ñuñoa



El baño de la memoria

5 07 2012

Casas añosas, algunas a punto de caerse, otras resistiendo el paso del tiempo por una u otra razón. Cuántas personas habrán pasado por ellas, cuántas familias, cuántas vivencias y secretos. Memorias finalmente.

Con esa premisa “juega” Gregory Cohen. Y en un espacio bastante particular, como él lo refirió en alguna entrevista. El baño, en donde hay lugar para lo tabú, para lo más oculto, quizás igual que una habitación, pero con la diferencia que es colectivo. Son, por tanto, varios “secretos”, de varias personas, los que en él ocurren.

 

Ahí vemos como se desarrollan 20 años de nuestra historia reciente, con diversos protagonistas, aunque a ratos los mismos, pero en diferentes momentos históricos. De alguna manera ese baño es una metáfora del país. Está primero una familia de clases media, pasando por un grupo de jóvenes izquierdistas durante el gobierno de Allende, para terminar siendo, antes de volver a sus primeros dueños, un centro de tortura de la DINA/CNI.

Somos testigos, suerte de voyeristas (algo acentuado con el encuadre invariable, como si se tratase de una cámara de vigilancia), de esa transformación, de todo lo que va cargando el lugar, de las alegrías, placeres, dolores, miedos y vejaciones. Inevitable es preguntarse qué habrá pasado en la casa que vivo, en el lugar que trabajo, antes que llegase. Tal vez a no muchos le gustaría encontrar la respuesta, ante el temor de toparse con algo incómodo, independiente de si el espacio fue ocupado como un centro de tortura, cuestión por lo demás más común de lo que uno pudiese pensar en principio, cabiendo la posibilidad que aún queden lugares por conocer. La pregunta, entonces, va más allá, intenta abarcar todo orden de cosas, llegando quizás sólo a ser una curiosidad.

Sin embargo, resulta imposible no pensar también en el análisis más social que se hace en el film y, en particular, el esbozo de una idea que cobra sentido, o más bien fuerza, a la luz de hechos recientes, como el homenaje a Augusto Pinochet o los cuestionamientos hechos al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos por no contextualizar (¿justificar?) las muertes, torturas y desapariciones en dictadura.

 

En realidad este hecho siempre ha estado presente a lo largo de estos 22 años y contando, y es que aún no se asume (a un nivel general) la historia reciente, se intenta hacerle una finta, esconderla, pasar a veces como un caballo de carreras, sólo con la vista puesta hacia delante, pero de una u otra manera siempre queda en evidencia lo mucho que falta para poder apropiarnos de ella, analizarla y, lo más importante, que no es posible olvidar.

Todos estos hechos “incómodos” en algún momento explotan, tal como en  el clímax de la película, cuando el baño literalmente lo hace, como cansado de tantas cosas que ahí han pasado y se han ocultado, incluidos los cuerpos de dos personas. Es un gesto ad-hoc para ilustrar lo que ocurre con esa negación de la memoria, algo parecido, por buscar un símil literario, al Gato Negro de Edgar Allan Poe.

Luego de pasada la tormenta se cree que todo volverá a normalidad, como se presume con la suerte de sahumerio que se realiza en el baño, pero…¡sorpresa!, aquello sólo es momentáneo, ya que luego otro hecho vuelve a hacer evidente el tema no resuelto, sólo relegado, como lo es la llegada de los encargados de instalar la alarma, que no son otros que ex agentes de la DINA/CNI, ahora ejerciendo en el rubro de la seguridad.

Todo esto podría encajar en el concepto de Steve Stern con respecto a cómo Chile ha asumido su pasado reciente, el “Olvido lleno de Memoria”. Y que mejor que un film para hacerlo una vez más patente. El cine es Memoria.

 Carlos Molina González.

EQUIPO CINECLUB



Exitosa 1º jornada de la Retrospectiva de Gregory Cohen

4 07 2012

El director, junto a los actores Alex Zisis y Lia Maldonado compartieron junto al público asistente en un interesante conversatorio

 

El director conversando con el público asistente






Social links powered by Ecreative Internet Marketing