De Patricio González Colville, “La mirada perdida en la niebla”

17 11 2011

Por Kepipui
Equipo Cineclub

Es un tesoro sonoro y visual, un rescate que hace reflexionar…contiene datos de importancia patrimonial…narra una ciudad, habla su gente, susurran sus lugares…todo pasa y desemboca en el puerto de Constitución. Algunas cosas vemos repetidas quizá en la formación de otras ciudades, pero esta historia tiene sus particularidades… sus conexiones… su nostalgia de tiempos pasados… sus recuerdos, imágenes y olvidos, que produciendo ignorancia…dejan atrás el sentido de pertenencia…

“…es un viaje personal”…declara el poeta Bernardo González. Y mis recuerdos del verano pasado aparecen y reescribo lo vivido. Estaba en la orilla del río Maule, despertando, saliendo de mi carpa, ya habían pasado casi 13 días del terremoto. La humedad, sobre las aguas del Maule, nubes cubriendo la visión a la otra rivera…niebla sobre el cause, de entre ella surge un pequeño bote…

Detenidos en González Bastías…el pueblo vacío, un pueblo fantasma pensé, pero ahí están los que se quedaron, nos saludamos, muchas cosas nos quieren decir…lo importante, al leer sus pupilas es su…tristeza…las nuevas generaciones parten en busca de oportunidades. Atrás dejan sus casas de adobe, el almuerzo familiar, el sol de media tarde cruje las ramas de la higuera, las gallinas al grano miran, no dicen adiós, el niño parte.

Estación del tren, el Ramal remueve sus recuerdos de verano. “La infancia alegre, cuando por las vías, tres, siete, diez, el primo, la tía, la vecina, el perro Boby, los canastos…cruzaban el puente banco de arena, sintiendo ya la brisa marina arrastrada por los faluchos, el gran balneario los esperaba…” Pero,…él se va a un lejano caudal sin agua, se hunde en la corriente de la metrópolis…la juventud parte….se marcha, olvida sus raíces,

y ¿qué hace un árbol sin raíces?

Yo creía en la inmortalidad, en la extensión de la vida,

quizá hoy la estoy recuperando, pero…

Luego de que la naturaleza se expresara en un grito sonoro,

bailando su angustia, declarando que está viva junto a nosotros,

recordándonos los orígenes de cada parte de nuestro cuerpo terreno

…hecho de barro, hecho de agua, que corre por las venas,

de hojas que cubren y moldean nuestra piel…

surcos arados forman nuestros pensamientos, fertilizan nuestras raíces,

ese es el don de la tierra,

que aprende día tras día el hombre de campo, de montaña, de río y de mar…

De esos valles apretados y amplios a la vez,

de las verdes parras, es de ahí, de la vid, donde la tenacidad del pobre,

que contra todo no abandona la tierra, su riqueza,

que es fruto de sudor en frente.

De esa tierra venimos tú, él, todos…

Nostálgicos remamos río abajo, para descubrir en sus riveras lo que no esperábamos.

…hoy falsas plantaciones de arboles foráneos vienen como plaga a cubrir las tierras, produciendo na ma’ que plata pal’ rico.

Un extraño, un simple afuerino invasor, que na’ sabe de pala y arado, de semilla y riego, de cariño y pan, de un sincero amor por la tierra,…

…sabe nada.

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing