Entre la espada y la pared…

31 08 2011

Por Kepipui
Equipo Cineclub


Cinco años nada más, ¿qué hacía en esos años?, no parar de jugar, como todo niño ese era mi mundo, mas no sabía de política, de dictaduras, ni menos de planes secretos e intereses ocultos, no pasaba por mi mente la frase  “exterminio de personas”. Año 1993.

Catorce años después, basada en uno de los hechos de la historia de nuestra sufrida Latinoamérica, se realiza la cinta tri-patria “Matar a todos”, año 2007.

Sobre la película en sí… hallar un clímax muy marcado en la historia misma no tiene sentido -tiene altos en las diferentes escenas- como película de ficción basada en hechos reales está en ese baile de acercarse y alejarse de la realidad; que en sí es muy esquiva ¿no?; pues nada puede ser representado tal cual sucedió, pero se nota el tratar de ser objetivos, que conlleva el relatar historias acontecidas. Es una ficción real, puede ser consultada como un documento histórico. Me parece muy asertivo que haya sido declarada de “Interés Nacional” en Uruguay, debiendo ser reconocida de esa misma forma tanto en Argentina como en nuestro país. Un asunto que llamó mi atención y que no podría dejar de mencionar es la genial actuación de María Izquierdo, me sorprendió totalmente su personaje, María Morris (basada en Mariana Callejas). Son sus ojos, sus movimientos, su fraseo, su cara de traumada, en fin.

Dieciocho años después, ver esta película incentivó a preguntarme si realmente esto sucedió, a leer sobre la historia, no en libros viejos, no, no, no, si no que en el internet, pues fue hace tan poco. Saber de la historia siempre ha sido importante “un país sin memoria, es un país sin historia”, y de qué nos sirve la memoria, para aprender de los hechos, analizarlos, recorrerlos y poder así tratar de no tropezar dos veces con la misma piedra.

Actualmente nuestra sociedad completa está viviendo constantes movimientos, revoluciones, estamos, podríamos decir, ‘despertando’ a un cambio de era…de época, etc. Podríamos relacionar estos ‘levantamientos’ ciudadanos con el querer destapar la verdad y con ella a la vista construir en conjunto una sociedad más amable y consciente de que todos somos diferentes, y no por eso enemigos opositores, y que decir “Matar a todos” no es la solución.

Schroeder, el director, al referirse a sus intenciones: “estoy hablando de una revisión del pasado para mirar al futuro”. Tal cual como nuestros ancestros mapuches lo ven -con su cosmología sobre el tiempo- “el futuro está atrás, el pasado enfrente, pues el futuro no ha sido construido, el pasado está ahí para basarse en él, y así avanzar al futuro…”

Julia, la buscadora de la verdad, sufre en el camino hacia descubrirlo todo, se encuentra en una situación muy incómoda, ‘entre la espada y la pared’. Y como bien dice el eslogan de la obra, “la verdad duele…”; que en este caso particular está muy relacionada con su vida personal; “…pero cura”. Y es en este personaje, el protagónico de esta historia, donde muchos debemos vernos reflejados de alguna forma, pues ¡está bueno ya! de vivir con los ojos vendados, tratando de no ver lo que se sabe está ahí, y es esa, nuestra verdad; la que debemos destapar para poder dar los siguientes pasos. Olvidar no es la solución. América Latina debe sacar sus heridas al aire para que puedan cicatrizar realmente, es un largo proceso, pero ocultándolas y pretendiendo no sentirlas no se logrará sanar, mas bien surgirán  infecciones dañinas.

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing