25 Watts: Un cúmulo de jóvenes aburridos

3 08 2011

Por Diego Pino Anguita

Equipo Cineclub

Esos momentos de jóvenes que ya no tienen y ni quieren hacer algo en la vida; es la utilización mínima de energía que representa la película de Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella, donde la juventud se muestra y desenvuelve cual ampolleta de solo “25 Watts”.

Este film uruguayo, tiene la capacidad de representar una cotidianeidad excéntrica de jóvenes aburridos que no tienen definitivamente nada que hacer, y que entre cigarrillos y cervezas, pasan el día en la superficie de la realidad cotidiana que avanza al frente de sus ojos. Se establece ante la pantalla una economía tanto en su forma como en su contenido narrativo y actoral, que esta estupendamente dosificada para reflexionar y exponer la patética vida cotidiana del Leche, el Javi y el Seba, que puede ser la misma vida de jóvenes alrededor del mundo, y de los jóvenes charrúas: ese constante estado de animo que entrega el no-hacer y dónde cada detalle nos puede sacar de quicio, pero que nunca nos importará mucho.

La constante atmósfera aletargada, los planos inclusivos, y la utilización del sonido, harán que el espectador pueda también participar un rato del ocioso tiempo libre. 25 watts se presenta entonces como un film que acoge los tiempos muertos que nadie muestra en las rimbombantes historias cinematográficas a las que estamos acostumbrado, y donde se propone ese andar con jeans y polera, en un barrio de insólitos vecinos, donde cualquier esquina es capaz de presentarnos la absurda realidad, que muchos intentamos adornar en nuestras mentes con juegos y recuerdos, que en este caso se trata visualmente, con flashbacks y juegos de cámara.

Personalmente creo en este cine económico, porque se establece desde la creencia en la conexión con el espectador común y corriente, tratando de abducirlo al filme, como lo hacen otras películas del norte del continente enmarcadas en el cine independiente norteamericano, donde se trata al igual que aquí, de mostrar un pedazo de vida, sólo que en esta oportunidad se interviene para hacerlo mas patético y lúdico, para sazonar el devenir de sus personajes. Los directores representan el discurso del joven sin interés en nada y con la incapacidad de hacerlo, lo que representa finalmente una particular realidad. Con un guión simpático, y con la engría de una ampolleta, más la actuación contenida y realista, y planos que incluyen y distorsionan la mirada del espectador, la película uruguaya se plantea como una obra de difícil decisión y de compleja estructuración en el montaje para establecer los lineamientos narrativos que completan la simplicidad de la absurda vida cotidiana. Esta película la veo como un renacer de cine uruguayo, hoy opacado por la masiva producción de su vecino trasandino.

Finalmente, la considero como una joyita latinoamericana, que me sorprende por lo poco pretensiosa, por lo entretenida, por lo interesante y por el reflejo de la juventud mucho mejor que en esas películas adolescentes que muestra cosas que no son, y que terminan por dejar al espectador frustrado. Un homenaje al ocio, a los problemas, y al “pasar el rato”. Aquí terminamos, como leí por ahí, con un hoyo en el estomago, por tragarnos una contundente bocanada humo de cigarrillo y un trago de cerveza, junto a los paisajes que no necesitan ser reconocidos, y a personajes en un momento de aburrimiento: como un domingo por la tarde sin nada que hacer con tus amigos, formando un cúmulo de jóvenes aburridos.

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing