Entre la espada y la pared…

31 08 2011

Por Kepipui
Equipo Cineclub


Cinco años nada más, ¿qué hacía en esos años?, no parar de jugar, como todo niño ese era mi mundo, mas no sabía de política, de dictaduras, ni menos de planes secretos e intereses ocultos, no pasaba por mi mente la frase  “exterminio de personas”. Año 1993.

Catorce años después, basada en uno de los hechos de la historia de nuestra sufrida Latinoamérica, se realiza la cinta tri-patria “Matar a todos”, año 2007.

Sobre la película en sí… hallar un clímax muy marcado en la historia misma no tiene sentido -tiene altos en las diferentes escenas- como película de ficción basada en hechos reales está en ese baile de acercarse y alejarse de la realidad; que en sí es muy esquiva ¿no?; pues nada puede ser representado tal cual sucedió, pero se nota el tratar de ser objetivos, que conlleva el relatar historias acontecidas. Es una ficción real, puede ser consultada como un documento histórico. Me parece muy asertivo que haya sido declarada de “Interés Nacional” en Uruguay, debiendo ser reconocida de esa misma forma tanto en Argentina como en nuestro país. Un asunto que llamó mi atención y que no podría dejar de mencionar es la genial actuación de María Izquierdo, me sorprendió totalmente su personaje, María Morris (basada en Mariana Callejas). Son sus ojos, sus movimientos, su fraseo, su cara de traumada, en fin.

Dieciocho años después, ver esta película incentivó a preguntarme si realmente esto sucedió, a leer sobre la historia, no en libros viejos, no, no, no, si no que en el internet, pues fue hace tan poco. Saber de la historia siempre ha sido importante “un país sin memoria, es un país sin historia”, y de qué nos sirve la memoria, para aprender de los hechos, analizarlos, recorrerlos y poder así tratar de no tropezar dos veces con la misma piedra.

Actualmente nuestra sociedad completa está viviendo constantes movimientos, revoluciones, estamos, podríamos decir, ‘despertando’ a un cambio de era…de época, etc. Podríamos relacionar estos ‘levantamientos’ ciudadanos con el querer destapar la verdad y con ella a la vista construir en conjunto una sociedad más amable y consciente de que todos somos diferentes, y no por eso enemigos opositores, y que decir “Matar a todos” no es la solución.

Schroeder, el director, al referirse a sus intenciones: “estoy hablando de una revisión del pasado para mirar al futuro”. Tal cual como nuestros ancestros mapuches lo ven -con su cosmología sobre el tiempo- “el futuro está atrás, el pasado enfrente, pues el futuro no ha sido construido, el pasado está ahí para basarse en él, y así avanzar al futuro…”

Julia, la buscadora de la verdad, sufre en el camino hacia descubrirlo todo, se encuentra en una situación muy incómoda, ‘entre la espada y la pared’. Y como bien dice el eslogan de la obra, “la verdad duele…”; que en este caso particular está muy relacionada con su vida personal; “…pero cura”. Y es en este personaje, el protagónico de esta historia, donde muchos debemos vernos reflejados de alguna forma, pues ¡está bueno ya! de vivir con los ojos vendados, tratando de no ver lo que se sabe está ahí, y es esa, nuestra verdad; la que debemos destapar para poder dar los siguientes pasos. Olvidar no es la solución. América Latina debe sacar sus heridas al aire para que puedan cicatrizar realmente, es un largo proceso, pero ocultándolas y pretendiendo no sentirlas no se logrará sanar, mas bien surgirán  infecciones dañinas.



Con “MATAR A TODOS”, la cinta sobre el asesinato de Eugenio Berríos, finaliza ciclo El cine de los campeones

27 08 2011

Luego de tres entregas sobre cine uruguayo contemporáneo, y la exhibición pendiente de “La vida útil”, cerramos el ciclo El cine de los campeones, con la cinta “Matar a todos” (2007, 92 min) de Esteban Schroeder. Esta coproducción uruguaya-chilena-argentina, mezclando la ficción con el documental, incursiona en la historia del “caso Berríos”, que implicó la muerte del químico de la DINA en el país oriental y el asesinato de Frei Montalva por parte de la inteligencia militar.

Sinopsis: Cuando la democracia comienza a imponerse ante las alicaídas dictaduras latinoamericanas, un hombre huye por el bosque de un balneario uruguayo. Se refugia en la comisaría del pueblo y, desesperado, denuncia que ha sido secuestrado, que van a matarlo, que es chileno y que su nombre es Eugenio Berríos. Pero inmediatamente se presentan dos militares de los servicios de inteligencia, un uruguayo y un chileno, con “órdenes superiores”, quienes logran llevarse al fugitivo. La denuncia llega a la abogada Julia Gudari, asistente del juez Santa Cruz. Julia, a medida que avanza en la investigación, descubre que la policía ha pretendido borrar todo rastro del caso. Desde la embajada de Chile tampoco encuentra respuesta: no hay registros del ciudadano chileno que hizo la denuncia y el médico que lo atendió, fue misteriosamente asesinado en una rapiña.

Reparto: Roxana Blanco, Walter Reyno, César Troncoso, Patricio Contreras, María Izquierdo, Claudio Arredondo, Darío Grandinetti.

MIÉRCOLES 31 de AGOSTO, 18:30 hrs

ENTRADA LIBERADA

SALA JORGE MÜLLER, Instituto de la Comunicación e Imagen

A pasos de la esquina de Macul con Las palmeras



La soledad… y diga ¡whisky!

18 08 2011

Por José Cuevas
Equipo Cineclub

Comienza el día: Saludar, caminar en dirección al trabajo, ir la universidad; conversar, tomar el metro; negociar, jugar, bailar, hacer costuras, producir mercancías; escapar en un viaje fortuito y sin muchas expectativas que solo seguir viviendo.

En algunas etapas de la vida podemos sentirnos solos estando en compañía. Esa carencia que nos angustia a momentos, pero que a la vez es liberadora… “qué lindo día”, dice el ermitaño, del cual especulamos que podría ser feliz en sus soledad. O quizás, qué desdicha la nuestra, la de vivir en una ciudad de millones sin poder salir de la rutina impuesta por el sistema económico imperante desde antes que naciéramos: que nos aisla, que nos atomiza.

Secuencias de acciones que bordean la lógica matemática. Cuántos ”buenos días Don Jacobo, o Marta, o X persona” podemos decir y re-conocer en ellos, el mismo estado de ánimo. Qué pequeños cambios son necesarios para percibir la misma acción de forma diferente. Miradas extraviadas en algún remoto lugar de ensueño que se escapan por las ventanas del transporte público: el placer de re-cordar y escapar por instantes del presente.

Con un lenguaje cinematográfico austero y montaje matemático, la repetición de las acciones del día a día. Una representación de los esquemas estructurales de vida de los personajes principales del film, Don Jacobo y Marta, quienes se ven enfrentados a una nueva situación en sus vidas: escapar de lo cotidiano y disfrutar de los momentos de goce que les brinda esta cómica simulación de casados.

Conversaciones triviales, rutinarias y funcionales que son parte de la carencia del hombre de cortinas metálicas; de estructuras de hormigón que se erigen hacia los cielos grisáceos; de movimientos sociales producidas en los lindes de la producción en cadena; nietos y bisnietos de la revolución industrial intentando reproducir una vez más “utopías en pos del progreso”.

De alguna forma somos espectadores de nuestra soledad, de la soledad del otro. Reconocer que parte de ella es imaginar-nos en terreno compartido; contradicción inmanente de algunos solipsistas que genera la epísteme de nuestra época.

Las obras artísticas como representación de la realidad social individual y colectiva. Una radiografía de las situaciones cotidianas que ocurren a ritmo del segundero. Y puesta ante la mirada de los espectadores del cineclub, que esperamos que la disfruten como una grata experiencia cinéfila.



“WHISKY”, la cinta uruguaya más premiada, en El Cine de los Campeones

15 08 2011

En nuestro Cineclub presentaremos la película uruguaya más vista de los últimos años. “Whisky” (2004, 94 min) es la segunda y última obra que Pablo Stoll rodara con Juan Pablo Rebella, antes de que éste se suicidara en 2006. “Una suerte de trinidad laica de los vencidos”, según el académico Carlos Ossa, que podrán ver gratuitamente este miércoles 17 de agosto en la Sala Jorge Müller. Una obra imperdible.

Sinopsis: Jacobo Köller es el dueño de una modesta fábrica de medias y eso parece ser lo único en su vida monótona. Marta es su empleada de confianza. La relación entre ellos nunca excede lo laboral y está marcada por el silencio y la rutina. Esta monotonía se ve súbitamente amenazada por el anuncio de una inesperada visita del hermano de Jacobo, Herman, residente en el extranjero, con quien no parece tener contacto desde hace años. Una historia contada a través de detalles pequeños y trivialidades. Tres personalidades aparentemente inofensivas. Tres clases de soledad.

Dirección: Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll
Reparto: Andrés Pazos, Mirella Pascual, Jorge Bolani, Ana Katz, Daniel Hendler, Verónica Perrota, Jorge Temponi

MIÉRCOLES 17 de AGOSTO, 18:30 hrs

ENTRADA LIBERADA

SALA JORGE MÜLLER, Instituto de la Comunicación e Imagen

A pasos de la esquina de Macul con Las palmeras



No es otra película de adolescentes

11 08 2011

Por Felipe Garrido G.
Equipo Cineclub

“Acné” (2008) es el primer largometraje de Federico Veiroj, cineasta uruguayo que ya había colaborado anteriormente con Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella en “25 watts” (2001) y “Whisky” (2004).

La película cuenta la historia de Rafael Bregman, un niño de 13 años, que está experimentando el inicio de su sexualidad, a la vez que intenta conseguir su primer beso.

“Acné” no es cualquier película de adolescentes, ya que logra retratar este instante de la vida de los seres humanos de una manera que no estamos acostumbrados a ver en el cine. Sí, la película tiene todos esos momentos chistosos que provocan las acciones torpes de nuestros pueriles personajes y que constituyen el combustible que mueve historias como “American pie” (1999) o “Promedio rojo” (2004), pero también se preocupa de tocar otras dimensiones de ellos, enfrentando con seriedad sus frustraciones, su inestabilidad y especialmente en esta obra, la violencia con la que los niños son inducidos a entrar a la adultez, a sus estructuras y sistemas que les son impuestos por la tradición: esto no lo tiene la comedia de corte hollywoodense y es lo que nos invita a discutir esta pieza cinematográfica.

En un entorno social acomodado, Rafa no tiene carencias materiales, y podríamos decir que lo podría conseguir todo con sólo pedirles algunos billetes a sus padres, he aquí el conflicto central, lo que buscar Rafa es algo que no puede comprar: el amor, que a través de toda la historia escapa siempre de sus manos; el de su familia, el de sus amigos, el de la chica que le gusta en el colegio, el del primer beso de verdad…

Podremos decir que la obra está hecha especialmente para llegar a un espectador muy activo, que sea capaz de ir rellenando en su mente las piezas del puzzle que el director va dejando en el aire, jugando siempre con la sugerencia, a partir del fragmento: la mayor parte del tiempo los hechos más significativos nos son ocultos parcial o totalmente, lo que experimentaremos serán más bien reacciones, momentos de reflexión en los que tendremos oportunidad de cruzar nuestras propias experiencias de adolescencia.

Veiroj trabaja con un mundo naturalista y un tratamiento más bien sencillo de la imagen y el sonido, no hay grandes trucos técnicos y lo importante es retratar la cotidianidad de Rafa. Es precisamente la persistencia en ello, en esa normalidad, en esa sensación de conformismo, en ese acostumbramiento, en lo que se sostiene el enrarecimiento de las atmósferas y el funcionamiento de una tensión en la que se ve involucrado el protagonista que muchas veces se resiste instintivamente a participar de esas imposiciones hereditarias.

“Acné” es un espejo en el que podemos mirar, en parte, el derrumbe de una clase acomodada decadente, muy presente en el nuevo cine latinoamericano; de alguna manera la familia Bregman nos puede recordar a las familias construidas en “La ciénaga” (2001) de Lucrecia Martel, pero esta vez desde el punto de vista de los hijos. Así también, la ópera prima de Veiroj guarda cierta similitud estilística con las piezas anteriores de la productora Control Z Films, responsable de esta cinta y de los primeros largometrajes de la dupla Stoll y Rebella, Rafa pareciera ser la prehistoria del Leche y sus amigos en “25 watts”.

Este film, parte del Ciclo de Cine Contemporáneo Uruguayo del Cineclub de la Universidad de Chile, logra hacer que reflexionemos sobre esta caótica etapa de una manera que aún no hemos podido lograr ver en el cine chileno, difícilmente “Promedio rojo” o “Te amo made in Chile” (2001), sean capaces de involucrar al espectador y hacerlo evocar sus propias experiencias adolescentes, como lo logra Veiroj en “Acné”.



Proyectamos “ACNÉ”, la ópera prima de Federico Veiroj

5 08 2011

Compartiendo lo más granado del cine contemporáneo del Uruguay, en Cineclub de la Universidad de Chile exhibiremos “Acné” (2008, 89 min), el primer largometraje de Federico Veiroj, que muestra las complejidades de la adolescencia.

Sinopsis: Rafael Bregman perdió la virginidad pero nunca ha besado a una chica. Para alcanzar su sueño deberá combatir su acné, luchar contra su torpeza, ganarle a la timidez… asumir la adolescencia.

Reparto: Alejandro Tocar, Ana Julia Catalá, Gustavo Melnik, David Blankleider, Laura Piperno, Belén Pouchan

MIÉRCOLES 10 de AGOSTO, 18:30 hrs

ENTRADA LIBERADA

SALA JORGE MÜLLER, Instituto de la Comunicación e Imagen

A pasos de la esquina de Macul con Las palmeras



25 Watts: Un cúmulo de jóvenes aburridos

3 08 2011

Por Diego Pino Anguita

Equipo Cineclub

Esos momentos de jóvenes que ya no tienen y ni quieren hacer algo en la vida; es la utilización mínima de energía que representa la película de Pablo Stoll y Juan Pablo Rebella, donde la juventud se muestra y desenvuelve cual ampolleta de solo “25 Watts”.

Este film uruguayo, tiene la capacidad de representar una cotidianeidad excéntrica de jóvenes aburridos que no tienen definitivamente nada que hacer, y que entre cigarrillos y cervezas, pasan el día en la superficie de la realidad cotidiana que avanza al frente de sus ojos. Se establece ante la pantalla una economía tanto en su forma como en su contenido narrativo y actoral, que esta estupendamente dosificada para reflexionar y exponer la patética vida cotidiana del Leche, el Javi y el Seba, que puede ser la misma vida de jóvenes alrededor del mundo, y de los jóvenes charrúas: ese constante estado de animo que entrega el no-hacer y dónde cada detalle nos puede sacar de quicio, pero que nunca nos importará mucho.

La constante atmósfera aletargada, los planos inclusivos, y la utilización del sonido, harán que el espectador pueda también participar un rato del ocioso tiempo libre. 25 watts se presenta entonces como un film que acoge los tiempos muertos que nadie muestra en las rimbombantes historias cinematográficas a las que estamos acostumbrado, y donde se propone ese andar con jeans y polera, en un barrio de insólitos vecinos, donde cualquier esquina es capaz de presentarnos la absurda realidad, que muchos intentamos adornar en nuestras mentes con juegos y recuerdos, que en este caso se trata visualmente, con flashbacks y juegos de cámara.

Personalmente creo en este cine económico, porque se establece desde la creencia en la conexión con el espectador común y corriente, tratando de abducirlo al filme, como lo hacen otras películas del norte del continente enmarcadas en el cine independiente norteamericano, donde se trata al igual que aquí, de mostrar un pedazo de vida, sólo que en esta oportunidad se interviene para hacerlo mas patético y lúdico, para sazonar el devenir de sus personajes. Los directores representan el discurso del joven sin interés en nada y con la incapacidad de hacerlo, lo que representa finalmente una particular realidad. Con un guión simpático, y con la engría de una ampolleta, más la actuación contenida y realista, y planos que incluyen y distorsionan la mirada del espectador, la película uruguaya se plantea como una obra de difícil decisión y de compleja estructuración en el montaje para establecer los lineamientos narrativos que completan la simplicidad de la absurda vida cotidiana. Esta película la veo como un renacer de cine uruguayo, hoy opacado por la masiva producción de su vecino trasandino.

Finalmente, la considero como una joyita latinoamericana, que me sorprende por lo poco pretensiosa, por lo entretenida, por lo interesante y por el reflejo de la juventud mucho mejor que en esas películas adolescentes que muestra cosas que no son, y que terminan por dejar al espectador frustrado. Un homenaje al ocio, a los problemas, y al “pasar el rato”. Aquí terminamos, como leí por ahí, con un hoyo en el estomago, por tragarnos una contundente bocanada humo de cigarrillo y un trago de cerveza, junto a los paisajes que no necesitan ser reconocidos, y a personajes en un momento de aburrimiento: como un domingo por la tarde sin nada que hacer con tus amigos, formando un cúmulo de jóvenes aburridos.






Social links powered by Ecreative Internet Marketing