Culto, exportación, carne y desnudez. O desvistiendo la carne de exportación

8 07 2011

Por Kepipui

Equipo Cineclub

Bienvenidos todos a este homenaje a Isabel Sarli, os ruego leer las siguientes palabras luego de acabada la proyección, ya se los he advertido.

Situándome en un lugar sin definición alguna; de ningun tipo; tras oir-ver este filme realizado en el año 1968, al otro lado de la cordishera de Los Andes, por un director poco conocido; desconocido por mí; me encuentro en una situación un poco complicada. Es tratar de escribir sobre ella, sobre ella: ‘la película’, hablar de lo que ocurrió al pulsar play, de decir qué significancia tienen los desnudos de una mujer, denominada por los machos como una diva sexy, una ‘mujeraza’ que sin ningún tabú se muestra tal como una Eva antes de la manzana, desnuda, sin nada de ropa. Siendo según se lee por ahí, la primera hembra en su país en aparecer sin trapos ante una cámara.

Sin saber ni haber leído antes jamás sobre el realizador trasandino Armando Bo, y sólo observando la película que acaba ud. de ver, teniendo la labor de escribir sobre ella, han surgido un montón de preguntas, frases, palabras y cuestionamientos sobre ésta. ¿Qué debo entender sobre la historia? ¿En qué contexto socio-político se sitúa esta?, ¿Qué desea transmitir? Si la hay, ¿cuál es la moraleja? ¿Hay desnudos gratuitos?, ¿saciar el hambre del ver, catarsis, erotismo? ¿Mujer objeto?, ¿voces desincronizadas o pensamientos de los personajes? ¿Esto es drama, comedia, pornografía, qué?, ¿el por qué de los diferentes filtros de colores, se intenta instalar un código? Etcétera, y etc. Y así luego de esta avalancha de preguntas que iban surgiendo luego de cada secuencia, se pregunta el espectador: ¿necesito estas respuestas?

… leer entre líneas, buscar el subtexto, interpretar, hacer relaciones, reír, incomprender, desconcertarse, no creer, salirse de la diégesis, decir “¡chaaa!”, no querer ver, erogenarse… Tarde o temprano ver la obra cumple alguno de las supuestas metas de un objeto comunicativo, aunque todo depende del cristal con que se mire, se realizan reflexiones; no sé si tan “profundas”; se incomoda la mente, se lee, se oye, se ve, se conversa sobre “Carne”, sobre ella, sobre la diva, sobre la desnudez, sobre el machismo, la violación, la ‘carne’, la Delicia, sobre el erotismo, sexualidad, testosterona, sobre la comercialización, el destape…

Demás está decir que los efectos sobre los mirones voyeuristas de esta película, harán exclamar; silenciosamente en algunos casos; dependiendo de su desvergüenza ante el tema cosas como estas:

Macho, carnívoro, de relativa juventud: “¡¡Guachita carnúa, esa pechuga me la como asá, y ese lomito…!!”
Vejete medio verdeque: “¡¡…cómo quisiera ser paco pa meterla presa, mijita…!!”
Hembra, vegetariana, de alta alcurnia: “emm, buena moza la tipa, tiene lo suyo… (¡cochina desvergonzada!)”

Ahora escriba su exclamación en estas líneas: _____________________________________

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing