Eclipse en la ciudad

2 06 2011

Pablo Inostroza

Equipo Cineclub

“Siempre más profundo. Todo lo más valioso ha de ocultarse bajo tierra, de tal manera que sea un esfuerzo -digno arte- el ir a su encuentro.

¿Hemos de esconder asimismo toda la luz y sus derivados de quién sabe qué peligro? Desembocar así en la total ausencia de vista”

Maximiliano Carrasco

Andreas Werckmeister fue un músico barroco alemán que en el siglo XVII desarrolló una serie de teorías sobre la afinación y el sistema tonal, que impactaron en particular sobre la obra de Bach. Hayamos o no oído hablar sobre este personaje y sus ideas, es innegable que la expresión audiovisual hereda del lenguaje musical muchos elementos. La sonoridad es una parte constitutiva de las piezas cinematográficas, y fundamental en las obras de Béla Tarr.

Armonías de Werckmeister es el título de esta película que comienza con una escena en un bar donde János, nuestro protagonista, dispone a los contertulios para que representen el sistema solar en el momento de un eclipse. La luna, entre medio de la tierra y el sol, cubre para la humanidad la luz del gran astro a que estamos acostumbrados, y que sostiene nuestras creencias de lo posible. Este desplazamiento de la certidumbre ante lo que reconocemos con la luz, hacia una oscuridad que da paso al misterio, al temor por lo desconocido, a las tinieblas sin más; sirve como portal para ingresar a la intrigante trama de la película.

A esta lúgubre ciudad ha llegado un espectáculo circense que promete exhibir a la ballena más grande del mundo y a un extraño personaje al que llaman El Príncipe. Esta visita, lejos de ser motivo de celebración y distención para los habitantes, los sumerge en la angustia, en la preocupación por lo que pueda pasar en este intervalo. Una enorme ballena muerta, tan misteriosa como la luna misma, oscurece la ciudad e inicia un momento de suspensión que da pie a la desesperación.

Y sabemos que ante la desesperación todo puede pasar. En la oscuridad las conductas se alteran. Y cuando se altera el orden de la sociedad, los encargados de reponerlo con tanta o más violencia que los agitadores, no se dejan esperar. No hay claridad sobre nada. Hay que esperar a que se despeje y que la luz nuevamente nos regrese a las certidumbres. En esta obra, Béla Tarr desata una tormenta de dudas y contradicciones sobre la fragilidad del comportamiento humano.

Armonías de Werckmeister, un poco a la manera del Sacrificio de Tarkovsky, es un túnel metafísico, un oscuro espacio desconocido que nos sirve para darnos cuenta de que somos lobos con rostro humano, a la espera de la excepción para desatar nuestros miedos y pasiones.

Los espectadores seguimos a János durante esta inmersión, vemos las diferentes reacciones de los ciudadanos ante la catástrofe en ciernes, y acaso como carta de navegación, escuchamos el monólogo del tío Gyuri sobre lo que la humanidad ha hecho con la música:

“Debemos admitir el hecho de que hubo épocas con más suerte que la nuestra, las de Pitágoras y Aristógenes, cuando nuestros antepasados estaban satisfechos con que sus instrumentos puramente afinados fueran tocados sólo en algunos tonos. No les preocupaban las dudas porque sabían que las armonías celestiales eran terreno de los dioses. Más tarde no bastó con ello: la arrogancia trastornada quiso tomar posesión de todas las armonías de los dioses”.

Hay que volver a la afinación natural y aceptar sus límites inquietantes. El hombre que quiere ser demiurgo va a recibir el castigo de dios: la expulsión del paraíso, la división de las lenguas tras la torre de Babel.

Estas cavilaciones sólo son posibles bajo la forma de un cine como el de Béla Tarr. La música de Mihály Vig, la fotografía en blanco y negro de Gábor Medvigy, y los extensos planos secuencia (recurso presente en todo su cine) que nos acercan a la idea de tiempo real, nos convierten en singular parte de este viaje hacia las entrañas de las relaciones sociales bajo el velo del miedo.

Comparte:
Facebook Twitter Tumblr Email

Acciones

Informacion

Deje un comentario

usted puede usar estos tags : <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>




Social links powered by Ecreative Internet Marketing