Presentamos «Armonías de Werckmeister» en Estudios de Autor sobre Béla Tarr

27 05 2011

Continuamos con los Estudios de Autor dedicados al húngaro Béla Tarr. Este miércoles 1 de junio, Cineclub U de Chile presenta «Armonías de Werckmeister» (2000, 145 min), una de las películas más alabadas de este director, por la que fue reconocido en el Festival de Berlín de 2001. Los invitamos para ver y discutir las obras de este gran realizador, sobre el que nunca se había hecho una retrospectiva en nuestro país.

Sinopsis: Con la promesa de que exhibirá a la ballena más grande del mundo, un espectáculo ambulante llega a la ciudad, acompañado por una figura misteriosa e incontrolable a la que se refieren como El Príncipe.

Reparto: Lars Rudolph, Peter Fitz, Hanna Schygulla, János Derzsi, Djoko Rosic, Tamás Wichmann, Ferenc Kállai, Mihály Kormos, Putyi Horváth.

Ficha técnica

Dirección: Béla Tarr, Ágnes Hranitzky
Guión: Béla Tarr, László Krasznahorkai
Música: Mihály Víg
Fotografía: Gábor Medvigy
Montaje: Ágnes Hranitzky

Trailer


MIÉRCOLES 25 de MAYO, 18:30 hrs

ENTRADA LIBERADA

SALA JORGE MÜLLER, Instituto de la Comunicación e Imagen

A pasos de la esquina de Macul con Las palmeras



Béla Tarr, El Hombre de Hungría

27 05 2011

Camila Pruzzo

Equipo Cine Club

En la teoría del cine moderno se cuenta la anécdota de una conversación entre Antonioni y su alumno Godard. La historia dice que el joven francés le pregunta a su maestro: “¿Qué es lo que realmente importa aquí, el contenido o la forma?”, a lo que Antonioni responde: “El drama y la plástica son lo mismo”.

De la misma manera en que el cineasta moderno retrata en su obra una crítica al estado de las cosas, construye un mundo no dogmático sin volverlo a la vez insignificante. Un mundo compuesto de sabiduría y de una mirada paciente, quizás muchas veces “mirando más allá de lo que normalmente miramos. O mejor dicho, más allá de lo permitido.

De este modo, se va armado junto con el lenguaje audiovisual (llámese ritmo del montaje, escala de planos, iluminación, colores, etc.) la intención y la duda existencial que plantea la obra del cineasta, en donde la insistencia de su mirada se transforma en fragilidad, y a su vez en la fortaleza que caracteriza a sus obras, sin separar el contenido y la forma, como planteaba Antonioni, plasmando la idea de que el cine, finalmente no es la solución moral del mundo que habitamos, sino que va más allá de la vida misma, constituyéndose desde su forma plástica como un problema ideológico y de “óptica” simultáneamente.

Entre los múltiples artistas que han sido enmarcados en este modernismo cinematográfico, o bien entre aquellos que han heredado cierto carácter contemplativo y han relacionado la forma de sus filmes con la historia que contienen, a través del uso crítico de las problemáticas de nuestro presente, hemos dedicado este ciclo a un hombre que, más allá de su amor por la filosofía y el cine, es por sobre todas las cosas según lo aquí descrito, un artista moderno.

Béla Tarr, nacido en Hungría en el año 1955, comenzó su carrera a temprana edad en el documental y el realismo socialista, para luego dirigir su visión hacia una sensibilidad visual y filosófica más cercana a la metafísica, siendo su principal objetivo la problemática del tiempo mediante el estado de trance presente en sus obras de ficción. Es decir, la presencia de un lenguaje de cámara pausado, calculado e insistente,  que logra camuflar en tiempos muertos, mil y un pensamientos y sensaciones, todo en el pulso de una vigilancia reflexiva e inquietante a la vez, lúcida mas no acusadora.

El hombre de Londres” (A London férfi, 2007) inspirada en la novela del mismo nombre de Georges Simenon (L’Homme de Londres,) es en sí misma un drama plástico, en donde no sólo los espacios se vuelven vigilantes, sino que el uso de la escala de planos y el tiempo en que esa mirada se detiene, alcanza incluso a vernos a nosotros, los espectadores. El juego de las miradas entre el protagonista (Maloin) quien literalmente trabaja vigilando las vías del tren, su familia, la investigación tras el asesinato y el robo en el que se ve implicado, son elementos claves para entrar en diálogo con la perspectiva que este autor nos ofrece en su obra.

Tal como él nos dice en otro de sus filmes: “Y ahora, veremos una explicación que nos ayudará a comprender, incluso a gente sencilla como nosotros, el significado de la inmortalidad. Lo único que os pido es que caminéis conmigo por la inmensidad en la que la constancia, la quietud y la paz, reinan en un vacío infinito”  (Armonías de Werckmeister, 2000.)

Es esa inmortalidad en su cine la que permite entender a través de esa “quietud” (o la ilusión de ésta) de sus planos y las acciones de sus personajes, la que nos llama a convocarnos hoy en torno a la mirada de Tarr. Esa explicación que a la vez es su duda existencial, se despliega en toda su obra a través de las historias y los estados que sus personajes representan a lo largo de su producción.



Presentamos «El hombre de Londres» en Estudios de autor sobre Béla Tarr

22 05 2011

La película «El hombre de Londres» (2007, 135 min) abre el ciclo Estudios de autor dedicado al director húngaro Béla Tarr. Esta es la segunda instancia en que Cineclub se detiene a examinar la obra de un director, luego del ciclo sobre Todd Solondz el año pasado.

Sinopsis: Maloin es un vigilante de una estación de trenes que, de forma casual, es testigo de un asesinato, y acaba haciéndose cargo de una maleta llena de dinero que trastocará para siempre su vida, acarreándole muchos problemas. Inspirada en la novela de Georges Simenon.

Reparto: Tilda Swinton, Miroslav Krobot, Ági Szirtes, Erika Bók, Jaános Derzsi, Gyula Pauer.

Ficha técnica

País: Alemania, Francia, Hungría
Dirección: Béla Tarr, Àgnes Hranitzky
Argumento: Georges Simenon (novela)
Guión: László Krasznahorkai, Béla Tarr
Música: Mihály Vig
Fotografía: Fred Kelemen


MIÉRCOLES 25 de MAYO, 18:30 hrs

ENTRADA LIBERADA

SALA JORGE MÜLLER, Instituto de la Comunicación e Imagen

A pasos de la esquina de Macul con Las palmeras



Raúl Pellegrin, recuerdos del futuro

20 05 2011

“…este será nuestro renacimiento pequeño, la mínima reforma que debemos realizar para enfrentar la voluptuosidad de la vida, tal vez no seamos los mejores estadistas, ni menos aún los mejores administradores de la historia, pero recuerda que la vida solo se justifica por una dosis de belleza que seamos capaces de asignarle…”

Raúl Pellegrin

Pronunciadas luego de la escisión entre parte del Frente Patriótico Manuel Rodríguez y el Partido Comunista Chileno, estas palabras sostienen el peso de una visión enorme. Lo que para el PC podía no ser más que una política de sublevación, era para quienes la llevaban a cabo una forma de vida, era su forma de existencia contra la dominación.

Lo que hicieron Raúl Pellegrin y todos los que lo siguieron fue alejarse de esa  lógica de administración y del cálculo político. La libertad sólo se haría visible en la acción y no en la declamación. Esperar por aquellas “condiciones” que justificaban la eterna espera no era sino morir lentamente. La libertad que otros prometían se realizaría en vida, con la existencia misma.

La aparente irrealidad de su postura pareciera nublar muchas veces su grandeza. El enorme sacrificio que supone la consecuencia es múltiple; la familia, el anhelado ascenso social, el precavido resguardo de la vejez, etc. Para ellos fue la actitud más consecuente, y tal vez la mas clara si de verdad pretendían rechazar un sistema social y una forma de vida. Es el enfrentamiento directo, la violencia como acto racional emancipador, como medio de comunicación y forma de vida, lo que los arroja hoy como un ejemplo moral al mundo.

A solo un año de que Pellegrin comenzara a forjar esta autonomía, su cuerpo aparecería flotando en el río Tinguiririca junto a su pareja, la también rodriguista, Cecilia Magni. Los cuerpos de ambos cargaban con el salvajismo de carniceros humanos; “…presentaban heridas debido al arrastre por el río, pero existían  lesiones atribuibles a terceras personas…en el caso de Magni, las luxaciones de las vértebras 6 y 7 fueron hechas por elementos contundentes… las heridas de ambos cuerpos son similares, lo que indica que las torturas habrían sido propinadas al mismo tiempo antes de ser arrojados moribundos a las aguas del Tinguiririca. Otro detalle son las lesiones anales provocadas por objetos romos…”. Resulta cruelmente irónico cómo dos amantes de la libertad y del hombre mueran de una manera tan aislada e inhumana.

“Hay cosas por las cuales luchar; pero es necesario saber advertir el momento de vivir, saber en buenas cuentas que la libertad, más que una noción, es un movimiento compulsivo, un ejercicio físico desnudo y violento. Solo si conjugamos el instinto con el deseo, veremos cosas que jamás nadie ha imaginado, y al ver aquello hacemos cosas inauditas; porque nuestra acción es solo el reflejo nítido de lo que fuimos capaces de ver,  la mejor poesía no es la que se escribe sino la que se vive desarmando los días en forma de versos…”

Raúl Pellegrin

Si se busca encontrar en la idea que unió a este puñado de hombres y mujeres una estrategia adecuada para llegar al poder, lo más probable es que se fracase. Sin duda que este grupo se encontraba en un proceso cuestionamientos y de transformación, entregando sus vidas a ideas que nadie nunca había imaginado como ellos lo hacían…Hoy esta visión se hace apenas perceptible tras las múltiples definiciones preconcebidas que se le han colgado. Terrorismo, la vía armada, el extremismo…es el tabú de la violencia que permean constantemente la publicidad democrática y su eterna promesa de representatividad, de justicia y de igualdad.

La historia de Raúl  Pellegrin y Cecilia Magni, o del comandante José Miguel y la comandante Tamara, como también de todos esos rodriguistas que los acompañaron, es una historia de herencia, de consecuencia y de lealtad, es instinto y deseo que pretende trastocar el régimen sicológico del dominio.

Francisco Vera B.

Equipo Cineclub.



Fotos de «Recuerdos del futuro: Raúl Pellegrin»

18 05 2011

Puedes ver más fotos en el album Sesiones Cineclub Univesitario del Facebook de Cineteca Universidad de Chile.



Cineclub Universidad de Chile en el VI Encuentro Iberoamericano de Cineclubes

18 05 2011



Declaración de Atibaia del VI Encuentro Iberoamericano de Cineclubes

15 05 2011

Atibaia SP, 13 de mayo de 2011

Reunidos en la Estancia de Atibaia, en el marco del 6° Festival Atibaia Internacional do Audiovisual, agradeciendo la generosidad de la Prefectura de Atibaia , el Conselho Nacional de Cineclubes Brasileiros, Difusão Cultural de Atibaia y Secretaria do Audiovisual-Minc saludando la recuperación de la ciudad por los daños ambientales ocasionados en la región en enero pasado, nos manifestamos en este documento como parte de las conclusiones del VI Encuentro Iberoamericano de Cineclubes, en el que representantes de cineclubs, cinetecas, asociaciones civiles y entidades nacionales, damos a conocer esta

Declaración de Atibaia de los cineclubes iberoamericanos«»

a través de la cual, nos proponemos:

1. Reivindicar la importancia de la Federación Internacional de Cine Clubes como agente de cambio social, defendiendo los intereses de los autores y los públicos por conocer las obras en sus versiones orginales.

2. Exigir en nuestros países el cumplimiento del Derecho al acceso a la cultura, a través de la implementación de mecanismos regulatorios y de incentivo al público dentro del sector cultural y audiovisual particularmente.

3. Hacer un llamado a los países del continente a que se asocien y afilien a la FICC, formalizando el Grupo Latinoamericano y aprovechando la apertura a nuevas entidades que faciliten políticas intercontinentales a través de nuevas formas de acción y asociación de la sociedad civil.

4. Continuar el desarrollo de la Campaña de los Derechos del Público mediante la organización de foros, encuentros, debates, mesas redondas y publicaciones impresas y electrónicas.

5. Proponer el 10 de mayo como Día del Público y conmemorar con eventos especiales alrededor de esta fecha, conmemorando el 10 de mayo de 1849 en el que una acción policial contra el público dejó muertos y heridos en el Astor Opera House de Nueva York.

6. Ratificar el papel de Mundokino, el observatorio del cineclubismo global y el catálogo Cinesud como herramientas de integración en procesos de articulación cineclubista nacional, así como en proyectos de educación, formación y construcción de públicos, consolidando su presencia internacional a través de muestras iberoamericanas anuales.

7. Implementar modelos de capacitación para promotores culturales y enriquecer con estudios y publicaciones los horizontes de la ciudadanía audiovisual, utilizando como vehículo de investigación y contribución los Cuadernos de los cineclubes, proponiendo el estudio de los orígenes del cineclubismo en nuestros países con motivo del centenario del cineclubismo en 2013.

8. Fortalecer los vínculos internacionales a través de giras oficiales de trabajo y eventos colectivos, que estimulen la organización de muestras y jurados del Premio Don Quixote.

Nombre/ Firma/País
ARGENTINA: Cristina Marchese. Federación argentina de cineclubs y
Secretaria del grupo latinoamericano de la FICC
BRASIL: Luiz Alberto Cassol. Presidente del Conselho Nacional de
cineclubes
BRASIL: Antonio Claudino de Jesus. Presidente de la Federación
Internacional de cineclubs
BOLIVIA: Marcelo Cordero. Microcines
CATALUNYA-ESPAÑA: Julio Lamaña. Gestor de coordinación de la Federació
catalana de cineclubs y Secretario general de la FICC
COLOMBIA: Marcela Aguilar. ANAFE. (Asociación Nacional de Festivales y
Muestras de cine)
CHILE: Álvaro Valenzuela. Cineclub Universidad de Chile
ECUADOR: Laura Godoy. Cinemateca Nacional de Ecuador
MÉXICO: Gabriel Rodríguez. Director de la Conferencia mundial de cineclubs.
Encargado del área de comunicación de la FICC
PERÚ: Christian Velásquez. Grupo Chaski
PORTUGAL: Joao Paulo Macedo, Luiz Pereira y Vera Val, Federação Portuguesa de Cineclubes.
URUGUAY: Fernando Henríquez. FICCU. Federación de Instituciones de
Cultura Cinematográfica del Uruguay


Documental «Recuerdos del futuro: Raúl Pellegrin» y foro con Camila Vallejo

15 05 2011

Nuestro ciclo de mayo «Registros de la resistencia al sistema» cerrará este miércoles 18, con la proyección del documental «Recuerdos del futuro». Previo a la exhibición, contaremos con el foro «El rol de los movimientos estudiantiles en pro de la justicia social», a cargo de la presidenta de la FECh Camila Vallejo.

RECUERDOS DEL FUTURO: RAÚL PELLEGRIN (s/f, 31 min) Anónimo

Sinopsis: Con entrevistas a sus familiares, este documental hace un retrato de Raúl Pellegrin, quien en 1988 fuera torturado y asesinado junto a su pareja Cecilia Magni, ex estudiante de la Universidad de Chile.

MIÉRCOLES 18 de MAYO, 18:30 hrs

ENTRADA LIBERADA

SALA JORGE MÜLLER, Instituto de la Comunicación e Imagen

A pasos de la esquina de Macul con Las palmeras



Operación Siglo XX

11 05 2011

Por: Carlos Molina G.

Equipo Cineclub

¿Qué hubiese pasado si aquel 7 de septiembre de 1986 el atentado contra  Augusto Pinochet termina con su muerte? Es una pregunta que seguramente muchos se hicieron a las pocas horas de haber conocido la noticia y que incluso hoy en día más de alguna vez pudimos habernos hecho, aventurando en el ejercicio diversos escenarios y respuestas. Independiente de ellas, no obstante, resulta innegable que los acontecimientos posteriores habrían transcurrido de una forma totalmente distinta a la conocida y como consecuencia Chile, y también nosotros, seríamos otros.

Historia contrafactual aparte, la realidad es que el ajusticiamiento no se concretó, y   terminó por ser, desde cierto punto de vista, el comienzo del fin para el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, que a la larga terminará divido en dos, los que seguían leales al Partido Comunista y los que se emancipan del mismo, llevando luego a cabo la Guerra Patriótica Nacional. Sin embargo, hay algo más importante e interesante detrás de estos hechos y que no puede ni debe perderse de vista: las personas que llevaron a cabo el atentado.

Convertidos en terroristas y parias por la Dictadura y la posterior Transición con su  “democracia de los acuerdos”, lo cierto es que son pocos los espacios que han existido para reflexionar y mirar de manera más profunda y menos simplista lo que significaron y su papel en el debilitamiento de la Dictadura. Ahora bien, no se trata tampoco de caer en la épica y posicionarlos como referentes absolutos, incuestionables e intocables para futuras generaciones, sino de mirarlos en su real dimensión, como personas que sufrieron, que amaron, que sacrificaron muchas cosas en pos de la libertad, y que en ese mismo ejercicio pudieron haber cometido errores, de los cuales deben sacarse enseñanzas y, por lo mismo, mirar críticamente.

De nada sirven como sujetos ahistóricos o como suerte de emblemas que sólo valen por un hecho particular y que terminan siendo sólo un nombre. Es en lo cotidiano, en lo más aparentemente simple, donde hay que explorar para saber sus verdaderas motivaciones, que a veces iban más de allá de una cuestión partidista o “ideológica”, centrándose más en el deseo y sueño de libertad para ellos y el país; para conocer sus momentos de alegrías y tristezas; y también comprender (o al menos intentarlo) el por qué terminaron actuando de la manera que lo hicieron, como ocurre con Sacha, uno de los fusileros, que siendo torturado, y sobre todo ante el temor que los organismos represores dañasen a su familia, decide entregar a sus compañeros que aún estaban en Chile, siendo algo con lo que luego tuvo que “aprender a vivir”.

Claro está que dicha tarea no es fácil si tenemos en cuenta que aún hay muchos personajes y hechos de la Dictadura que se cuentan o conocen sólo desde una perspectiva, y en donde cada sector termina por configurar “su” Historia Oficial, negándose muchas veces a cuestionar ciertas interpretaciones ante el temor de que ello desmorone lo que han construido. En este sentido, documentales como “Operación Siglo XX” significan un paso, permiten conocer desde otra mirada a personas que, como se decía, aún siguen calificadas simplistamente de terroristas, sin preguntarse con esa afirmación, o entrar siquiera en la problemática, por ejemplo, de cómo jóvenes que prácticamente lo único que habían aprendido era a combatir se “insertan” luego en una sociedad que tampoco era por la cual habían peleado.

Así, es en esa tensión constante entre lo que debe o no ser dicho, entre lo que se debe o no socializar, en donde aún se mueven las vivencias en torno a la Dictadura. Nada resulta ser tan absoluto como los diversos grupos interesados en levantar “su” Historia Oficial pretenden hacerlo ver, cuestión que tampoco significa relativizar crímenes o vejámenes de diversa índole, sino más bien de ser capaces de ver la totalidad e ir más allá, dándonos cuenta que las cosas no son tan simples como quizás en algún momento pudimos creer. Y es en ese punto donde cada uno comienza a hacerse la pregunta de hasta dónde quiere llegar y que está dispuesto a cuestionar, cosa que termina finalmente apuntando a la lucha medular de todo esto: La Memoria.



Cineclub de la Universidad de Chile representa a nuestro país en encuentro Iberoamericano de Cineclubes

11 05 2011

El encuentro se propone como un espacio de reflexión y de intercambio de experiencias entre distintos cineclubes, entre los que se encuentra el Cine Club U Chile que se realiza en el Instituto de la Comunicación e Imagen desde el 2009.


Entre el 10 y el 14 de mayo se realizará el VIº Encuentro Iberoamericano de Cineclubes en la ciudad de Atibaia, Brasil. El Cineclub de la Universidad de Chile encabeza la delegación nacional, a través del coordinador de producción Álvaro Valenzuela, estudiante de la Carrera de Cine y TV.

La gestión del Cineclub para convertirse en los representantes chilenos surge a partir de la permanente actividad de difusión alternativa realizada por la Universidad de Chile, así como de la valoración de contenidos audiovisuales de forma autónoma y paralela a las salas de cine arte o cadenas comerciales.

En el pasado Festival de Cine de Valdivia, además, se realizó la Primera Convención de Cineclubismo de Chile, en la que participaron, además de la organización de esta casa de estudios, el Cineclub de la Universidad de Valparaíso, el Cineclub Linterna Mágica de la Universidad de la Frontera y el Cineclub Lumière. De esta instancia, surgió un manifiesto en el que unificaron sus objetivos.

Así, el Cineclub de la Universidad de Chile se ha consolidado en la contribución para la formación de públicos, la educación audiovisual y la difusión permanente y sostenida del cine nacional y latinoamericano. El Cineclub Universitario nace en 1954 y es la entidad cineclubística más antigua del país. Ha tenido una nueva puesta en marcha desde 2008, con la refundación de la Cineteca de la Universidad de Chile, institución clausurada por la dictadura militar en 1973.

La convención en Atibaia permitirá desarrollar temas de creciente interés regional y de gran relevancia para la difusión audiovisual en el país, a la vez que servirá para la creación de convenios de colaboración con otros países participantes. La cita, que reúne a delegados de trece países, permitirá visibilizar la labor de la Universidad de Chile en el campo de la cinematografía y las redes de distribución, algo que el Cineclub ha venido trabajando por casi tres años, desde su reapertura.

FUENTE: icei.uchile.cl






Social links powered by Ecreative Internet Marketing